TIPS PARA CONTROLAR LA ANSIEDAD POR LA COMIDA

July 30, 2021

La entrada de hoy viene de una publicación del sitio web español dietistasnutricionistas.es, que encontramos con ayuda del agregador de contenidos feedly. Creemos que sigue siendo un tema muy aplicable para la época de COVID-19 que estamos viviendo y su título original es: ¿Cómo podemos controlar la ansiedad por la comida?

Introducción

Continuamos trayendo información que consideramos útil en esta época del COVID-19. porque queremos mantener la cercanía con nuestros pacientes y lectores que pueden estar buscando información alrededor de la condición creada por dicha enfermedad. 
Es así que está afectando las vidas de muchas personas y nos tiene a muchos sin salir de casa.Por eso buscamos artículos e información que nos hagan más fácil superar la situación, pero cuidando que sean de fuentes confiables que presenten información válida.
Como lo hemos venido diciendo desde que inició la crisis, aunque nosotros tenemos nuestra práctica detenida seguimos pendientes de nuestros pacientes usando métodos no presenciales. 
Nuestro teléfono celular 312 616 2182 y correo electrónico contactenos@cirugiaparalaobesidad.com.co, están siendo atendido con normalidad y a través de éstos se pueden coordinar contactos con los doctores y demás profesionales del grupo.
Confiamos en que cuando superemos la crisis causada por este virus, podremos retomar actividades pero siendo una mejor sociedad y habiendo aprendido algunas lecciones que hagan que la vida sea mejor.
Ahora pasamos a presentar algunos puntos del artículo citado:

Consideraciones generales del artículo

  • Cuando comemos, normalmente lo hacemos porque sentimos hambre. 
  • Sin embargo, hay ocasiones en la que comemos por una cuestión emocional. 
  • Saber distinguir por qué motivo estamos comiendo es necesario, especialmente si notamos cierta compulsividad a la hora de comer. 
  • Es importante saber diferenciar los tipos de hambres

Diferencias entre hambre fisiológica y hambre emocional

  • Hambre fisiológica: se sabe está regulada por una serie de parámetros hormonales y metabólicos. Estos son los encargados de avisar al cerebro cuando tenemos el estómago vacío o cuando nuestros niveles de glucosa en sangre están bajos o cuando nuestras reservas de grasa se encuentran disminuidas. 
  • Si no hay alteraciones genéticas o ambientales que alteren este proceso, la regulación del hambre siempre debería funcionar adecuadamente.
  • Hambre emocional: se refiere a todas las emociones que entran en juego a la hora de escoger y comer determinado tipo de alimento. 
  • Las emociones también tienen una base genética, pero se pueden regular de diferentes maneras con intervención psicológica.
Imagen de mujer ansiosa mirando un bizcocho

Por qué comemos cuando tenemos ansiedad?

  • La dopamina es un neurotransmisor que nos genera, entre otros efectos positivos, el placer. 
  • Por este motivo, comer alimentos palatables (ricos en grasa y azúcar como el chocolate o ricos en grasa y sal como los embutidos) nos hacen sentir mejor momentáneamente.
  • Aprender a ser conscientes de cómo nos sentimos antes, durante y después de comer, nos llevará al autoconocimiento. 
  • De este modo, acabaremos deduciendo que la comida no solucionará el problema del malestar inicial y que sólo calma las emociones de forma momentánea. 
  • La ayuda profesional suele ser un gran recurso para poder abordar más a fondo la problemática.

Aprender a identificar las emociones es esencial para evitar el hambre emocional

  • Cuando aparece el hambre emocional es muy importante identificar cuál es la emoción que nos está llevando a comer. 
  • Puede ser aburrimiento, tristeza, cansancio e, incluso, alegría. 
  • Cuando nos preguntamos si estamos comiendo para sentirnos aliviados o para buscar placer, estamos llevando al plano consciente las razones de nuestro comportamiento y logramos desconectar el piloto automático. 
  • Entonces, es cuando podemos reflexionar si realmente queremos hacer lo que estamos haciendo. 
  • Claro está, que la conversación que tengamos con nosotros mismos, determinará en gran medida lo que hagamos posteriormente.
  • Una vez que hayamos identificado la emoción, podemos dejarla por escrito intentando especificar el motivo que provoca esa emoción. 
  • Si está en nuestras manos cambiar la situación, intentemos escribir qué es lo que debemos hacer para mejorar el motivo del malestar. 
  • Si no podemos cambiarla, se puede tratar de reemplazar la emoción negativa por otra, haciendo una actividad que nos produzca bienestar como ducharnos, hacer deporte, recibir masajes, escuchar música, etc..
  • Respirar de manera consciente puede ayudar a relajarnos, así como tomar una infusión o un vaso de agua. 
  • Dejar pasar un poco de tiempo y tras 10 minutos, evaluar las emociones. 
  • Si finalmente decidimos comer esa galleta, chocolate o embutido, hagámoslo, pero de manera consciente e intencional. Y, sobre todo… ¡disfrutando del momento!
Imagen del torso de una mujer abrazando un libro de creencias

Evaluemos nuestras creencias Alimentarias y consigamos Hábitos sanos

  • Lo más importante para tomar la decisión es creer firmemente que el cambio es bueno para nosotros. 
  • Descubriremos los beneficios que nos aportará comer de una forma más equilibrada, con raciones moderadas… en definitiva, llevar una alimentación más saludable. 
  • También tomaremos conciencia de las consecuencias negativas que puede tener una conducta alimentaria a corto y a largo plazo.
  • Las creencias establecen nuestro mundo y nuestra realidad. Muestran cómo entendemos la vida y precisamente por esto, es importante aprender a cuestionarlas. 
  • En el ámbito de la alimentación una creencia que puede tener alguien es pensar que la mejor manera de adelgazar es haciendo dietas restrictivas, usar diuréticos y eliminar los hidratos de carbono. Se trata de una creencia alejada de la realidad. 
  • En este caso, el primer paso es hacer un replanteamiento para poder buscar otro punto de vista. 
  • Seguramente, en otros aspectos de la vida en que hayamos tenido éxito hemos pasado por todos estos pasos. 
  • No debemos olvidar que si hacemos siempre lo mismo, obtendremos los mismos resultados.
  • Finalmente, no olvidemos que, para conseguir cambiar los hábitos alimenticios tendremos que modificar los comportamientos, el entorno y la manera de pensar y sentir hacia la comida.

Tenemos amplia experiencia en Cirugía Bariátrica

Para terminar y hablando de otro tema, les recordamos que nosotros en Cirugía para la Obesidad, sabemos que muchas personas no han podido superar una condición de sobre peso u obesidad, llevándolas a tener una muy mala calidad de vida. 

  • Para muchas de esas personas, la opción de una cirugía bariátrica puede ser la clave para recuperar la calidad de vida perdida. Existen distintas opciones que se pueden utilizar dependiendo del caso específico de cada paciente, como Bypass gástricoManga Gástrica o Balón Gástrico, entre otros.
  • Así mismo, si te sometiste a una cirugía bariátrica pero has vuelto a ganar peso, nosotros hemos encontrado que en la mayoría en los casos no es culpa del paciente, sino a algún problema con el procedimiento recibido. Tenemos amplia experiencia en cirugías de revisión que hemos efectuado a pacientes con la condición descrita.
  • El equipo de Cirugía para la Obesidad está preparado para analizar el caso de cada paciente y acompañarlo en la toma de la decisión que más le convenga.

Relacionados

Open chat